El sector naval privado español consolida las dos primeras operaciones con el nuevo ‘tax lease’

04.12.2013

Es la mejor prueba de la confianza de los inversores en el sector naval y en el nuevo sistema de financiación de activos aplicable a buques aprobado por la Comisión Europea, que cuenta con la máxima seguridad jurídica.

PYMAR confía en que la puesta en marcha de las dos nuevas operaciones de ‘tax lease’ suponga el principio de una nueva etapa de crecimiento en los astilleros españoles, que tienen al menos otros siete contratos pendientes de firmar, con lo que inicia su despegue.


Gracias a la participación de inversores de primera línea, que han decidido apostar por el nuevo régimen de ‘tax lease’ aprobado por la Comisión Europea hace más de un año y que cuenta con plena seguridad jurídica, se construirán dos buques ‘Platform Supply’, por importe aproximado de 30 millones de euros cada uno, que generarán 720.000 horas de trabajo para un sector industrial del que dependen 87.000 puestos de trabajo entre empleos directos e indirectos.

Estas operaciones confirman la validez del nuevo modelo de ‘tax lease’, en vigor desde principios de año, que a su vez garantiza la seguridad de las inversiones que se realicen acogiéndose a este sistema.

La construcción naval privada española está en disposición de competir con los mejores astilleros del mundo, gracias a una competitividad ya demostrada y una capacidad tecnológica que le permite construir los buques más avanzados. A estas dos operaciones, podrían seguir al menos otras siete en el corto plazo.

PYMAR agradece especialmente el trabajo realizado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que ha conseguido poner en valor el nuevo régimen de financiación de activos aplicable a buques, así como las gestiones realizadas por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para el avance del cierre del expediente sobre el antiguo régimen.

Todos estos esfuerzos a los que se suma el de los astilleros privados y sus representantes, junto a la confianza de los más prestigiosos inversores, nos permiten hoy ser optimistas con el futuro del sector naval español y en los beneficios que al interés general y a los inversores proporcionará esta nueva etapa.